Saltar al contenido

Los 15 minutos de gloria más largos del mundo

“En el futuro, todos serán famosos mundialmente por 15 minutos”. La frase se atribuye a Andy Warhol y tiene su variante “todos tienen 5 minutos de gloria”.

La cita me vino a la cabeza cuando leí otra vez el pasado 4 de octubre “Arden dos contenedores en Arrecife a plena luz del día”. Es un titular recurrente en el periódico Lancelot y da cuenta de un problema serio con este hecho vandálico que cuesta un dineral a las arcas públicas.

Tan recurrente que con escribir en Google “arden contenedores en Arrecife+Lancelot” el buscador te escupe una decena de resultados de distintos episodios desde 2013 a este 2020. De hecho, el pirómano del mobiliario urbano con forma de contenedor ya dejó su huella este mismo año de confinamiento el pasado mes de junio.

Se entiende que desde los poderes públicos se advierta de esta situación y a su vez se pida auxilio a los medios de comunicación solicitando colaboración ciudadana para intentar dar con el responsable de este destrozo.

Aún dándole publicidad gratuita al vándalo, el entendimiento resulta extensible a un segundo highlight en los medios con imágenes de los contenedores derretidos por el fuego. Oiga, y hasta una tercera remesa de titulares también, ya puestos, puede digerirse.

Sin embargo, 7 años después de su primera tropelía conocida, medio centenar aproximado de contenedores reducidos a la nada, y sin una mísera pista sobre el vándalo, cabe preguntarse si continuar dando cuenta de sus hazañas no es uno de los motivos por los que siguen produciéndose los mismos hechos.

Dicho de otro modo, ¿seguiría el pirómano quemando mobiliario urbano si cesaran los titulares sobre sus acciones de vándalo?

Habría que comprobarlo. Lo que sí sabemos con seguridad es que dando cuenta a bombo y platillo, sin contar los clicks en la noticia (probablemente el motivo por el que continúa dándose cuenta de las hazañas del pirómano), no ha habido éxito de ningún tipo.

¿Estoy sosteniendo que se practique el silencio sobre cualquier acto vandálico? Obviamente no. Habrá actos que por sus potenciales consecuencias sea obligado dar información puntual. Por ejemplo, los habituales incendios provocados en un bosque conllevan a estar informados sobre si el fuego avanza a algún núcleo poblacional o se requiriera de alguna respuesta de cara a proteger la salud e integridad de los ciudadanos afectados.

No es el caso de los hechos consumados de este vándalo que se dedica a inflamar los pobres contenedores a no ser que se quieran sumar clicks a costa de prolongar los 15 minutos de fama del citado vándalo.

Si se fijan, esta situación de dar publicidad gratuita a los vándalos o incívicos se está extendiendo de forma alarmante. Ya no solo en prensa, que también, sino en los comunicados institucionales o en las redes sociales ciudadanas.

Un ejemplo en este titular impresionante: “Retiran 950 kilos de basura del Parque Natural de Tamadaba“.

La lectura de la noticia resulta absolutamente reveladora. Se da cuenta del despliegue humano y material, hizo falta hasta un helicóptero para transportar los casi mil kilos de mierda, aunque falta un pequeño detalle sin apenas importancia, el coste económico público.

Parque Natural de Tamadaba. El Cabildo de Gran Canaria anima a la ciudadanía “a hacer un uso responsable del entorno”. Fotografía Canarias 7.

Sin embargo, lo mejor estaba en el cierre de la noticia. “El Cabildo insiste en la importancia de conservar el medio ambiente, y anima a la ciudadanía a hacer un uso responsable del entorno”. El Cabildo de Gran Canaria firma eso después de haber retirado 950 kilos de residuos en un espacio natural protegido: latas, lonas, vidrios, tiendas de campañas, maderas estructurales y colchonetas…La palabra clave, sin duda, es “anima”. “Venga, vándalos, anímense a respetar el entorno que es super divertido”.

Es el propio Cabildo de Gran Canaria, en un ejercicio de seguir creyendo en Dios, el interesado en dar cancha mediática a los bárbaros que han logrado reunir 950 kilos de residuos en un espacio natural protegido, ni más ni menos que en Tamadaba.

Sé que cuesta afrontar la realidad, pero, ¿no sería mejor opción evitar las risas de esta minoría de incívicos cuando ven estos llamamientos a la responsabilidad? Limpia, adecenta, múltales si los coges en plena faena vándala, pero nunca les des publicidad gratuita.

Publicado enUncategorized

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *