Saltar al contenido

“Despacito”, el video más visto de la historia de Youtube. ¿Por qué?

Hasta hace bien poco, la industria musical medía el éxito y la popularidad de los artistas por la venta de sus discos. Por ser más exactos, como base de medida se establecieron cuatro categorías:

Disco de oro: Alcanzar las 20.000 copias vendidas.

Disco de platino: Alcanzar las 40.000 copias vendidas.

Disco de diamante: Alcanzar 1.000.000 de copias vendidas.

Disco de uranio: Alcanzar 50.000.000 de copias vendidas (Raphael es el único artista español poseedor de un disco de uranio).

Con el inicio de este siglo, comenzó una transformación del sector imparable: la venta de discos comenzó a retroceder, dejando paso a la venta en digital (principalmente en iTunes) y al consumo de música en streaming (Spotify, Apple Music, YouTube…).

Según un informe de la “Recording Industry Association of America”, en 2017 el 65% del consumo de música en el mundo se hizo por streaming, dejando a las ventas en soporte físico (17%) y en soporte digital (15%) totalmente eclipsadas.

Desde hace pocos años, parece ser que YouTube ha tomado el relevo y se ha convertido en la nueva medida de la popularidad de los artistas, pero qué convierte a esta plataforma en un fenómeno de masas. ¿Por qué “Despacito” es el video más visto en YouTube, con 6.861.301.100 de visualizaciones? ¿Luis Fonsi y Daddy Yankee, han descubierto alguna fórmula secreta que no se conocía hasta ahora?

A continuación vamos a intentar dar respuesta a estas preguntas, analizando la canción desde tres puntos de vista: la música, la letra y la puesta en escena del videoclip oficial.

Comencemos por la música: desde el punto de vista compositivo o musicológico, bien poco se puede decir. La canción es la sencillez llevada al extremo, utilizando recursos más que trillados durante décadas, renunciando a cualquier tipo de innovación. La armonía se basa en una progresión de acordes, utilizada millones de veces en la música pop (Lam – Fa – Do – Sol7), y esa secuencia armónica se repite 12 veces sin ningún tipo de variación. La melodía, muy pegadiza, gira siempre en torno a las notas de los acordes, huyendo de cualquier tipo de tensión y complejidad, y, por último, el ritmo bailable de reggaetón (dembow), que le aporta el color latino y que sin duda es el elemento principal de la canción.

En definitiva, los ingredientes musicales de “Despacito” no son nada novedosos, y son los mismos que se utilizaron en otros grandes éxitos mundiales como “Macarena” (que además contó con el apoyo de una coreografía infantiloide). El protagonismo del ritmo, las melodías que giran en torno a tres o cuatro notas (con un estribillo refrescante y pegadizo), y el abuso de las repeticiones, hacen que este tema sea ideal para lo que fue creado: pasarlo bien bailando, sin tener que pensar en nada. Este tipo de canciones no aspiran a nada más que a entretener, alejándose de cualquier tipo de aspiración artística o intelectual.


¿Y la letra qué?

Como ya es bien sabido, el reggaetón es el territorio del macho latino, del hombre de Cromañón en estado puro. Las letras del reggaetón son muy machistas, llegando en muchos casos a traspasar todos los límites imaginables. En general, son un canto al macho, que tiene que enseñar a la mujer, inocente y sumisa, lo que vale un pe(i)ne.
Y como ejemplo, DADDY YANKEE (co-protagonista de Despacito) nos cuenta ’En la cama’ lo siguiente:


“A ella le gusta que le den duro y se la coman, A ella le gusta que le den duro y se la coman, Y es que yo quiero la combi completa ¡Qué! chocha, culo y teta”


Para que el artículo no sea muy extenso veremos algunos fragmentos de las primeras estrofas, que son suficientes para que quede claro el mensaje de la canción:


“Sí, sabes que ya llevo un rato mirándote (eres mi presa, estás en mi punto de mira)
Tengo que bailar (follar) contigo hoy. Vi que tu mirada ya estaba llamándome (estás en celo). Muéstrame el camino que yo voy (prepárate que ya voy).

Tú, tú eres el imán y yo soy el metal (atracción incontrolable e imparable).
Me voy acercando y voy armando el plan ( y se me va poniendo dura).
Solo con pensarlo se acelera el pulso
.

La letra, en este caso, es engañosamente festiva y desenfadada, pero encierra un mensaje claramente machista en torno al sexo y a la mujer objeto, mujer que hay que someter (humillar, en terminología taurina).

¿Qué aporta el videoclip?


El video, no solo enfatiza el mensaje de la canción: se feliz disfrutando de la cacería de tías buenas con los amigos, y ¡que no pare la fiesta!, sino que también añade algunos mensajes más.

¿Por qué el escenario es un barrio periférico de San Juan de Puerto Rico? Podría haber sido cualquier otro sitio, pero no, la historia transcurre en el humilde barrio de “La Perla”, un barrio pobre y abandonado, conocido por el tráfico de drogas y los asesinatos.

¿Quizás en un barrio pobre y marginal es más fácil ir a cazar mujeres vulnerables?
O tal vez la canción y el videoclip nos estén diciendo que hay que ser feliz disfrutando de la fiesta (y el sexo) con desenfreno, a pesar de las condiciones de vida adversas.
En resumen, la canción no aspira a nada más que a entretener, no arriesga nada, y utiliza
recursos musicales sencillos y usados durante décadas (una apuesta sobre seguro). Todo esto está bien y es legítimo, pero lo que es más discutible es el mensaje machista y la hipersexualisación tanto de la letra como del video, y eso a pesar de que la compositora es una mujer panameña, Erika Ender.

Según los expertos, el perfil del consumidor de este tipo de canciones es una persona joven, extrovertida, que se sienten atractiva, y que disfruta del ocio nocturno.
Aunque a mí personalmente esta canción no me interesa nada, felicito a todos los que han contribuido a su creación, ya que según los datos, solo da alegrías, tanto a los que la consumen como a los que cobran (5,5 millones de dólares solo de YouTube en tres años).


Para finalizar, que la canción guste a siete mil millones de personas o a toda la humanidad, no le da más valor artístico del que tiene (que es bien poco). Lo que si cambiará considerablemente es la cuenta bancaria de los artistas y otros implicados.

Publicado encritica musicalreggaetonUncategorized

2 comentarios

  1. Santigo moya Santigo moya

    Que pena que tristeza, zozobra sensorial y mareo mental me provoca .. felicito a los creadores de tan elavorada y compleja “opus”.. voto por que le concedan el disco atomico..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *